lunes, 3 de septiembre de 2007

Doce hermanos volando de cuervos/Dvylika broliu juodvarniais lakstanciu


(el cuento lituano tradicional)


Se murió la esposa de un hombre y el se quedó con 12 hijos y con una hija pequeña. No pasó mucho tiempo, y el padre se enamoro de otra mujer - bruja. Un día ella le dijo:

- La niña que se quede, pero a los 12 hijos los tienes que quemar. Las cenizas que obtendrás me los pones en un sobre y solo entonces seré tuya.

El padre no sabía que hacer, hasta que un día lo contó a su sirviente y este le dijo:

- Porque estás tan preocupado. En tu jardín hay muchos perros grandes, quema los y así la engañas, acaso sabrá que no son tus hijos quemados?

El hombre así hizo. Quemó a los 12 perros y las cenizas las mandó a la bruja. La bruja miro todo, olío las cenizas - está todo bien, pensó y se caso con el hombre.

El día siguiente al venir a la casa del hombre la bruja se puso nerviosa, husmeo el aire y dijo:

- Quien apesta aquí? Sea lo que sea, que se vaya como cuervos.

Y los hijos que estaban en el sótano se convirtieron en 12 cuervos, negros como el noche y se volaron por la ventana.

Y al pobre hombre le quedó solo una hija pequeña. El hombre prohibió a los sirviente decir ni una palabra de lo que paso a los 12 hijos suyos. Pero una vez, cuando la niña ya tenía 12 años oío sin querer a dos sirvientes hablando:

- pero esa hija es única de este señor?
- qué va - dijo el otro- habían 12 hermanos pero el hombre se caso con la bruja y ella los hechizo convirtiéndolos a los cuervos!

La hija decidió ir a buscarlos..Iba por los montes y por las llanuras, los bosques y los ríos preguntando a todos si han visto a los 12 hermanos suyos, pero nadie le podía contestar. Hasta que una tarde se acerco a un solitario que le dijo que hablaba con las nubes y a ver si ellas saben algo. Pero las nubes no sabían nada. Entonces pregunto al viento, pero ellos tampoco sabían...pero le prometió convocar a todos los pajaros a ver si ellos saben algo. Vinieron todos los pajaros, pero tampoco sabían algo...solamente un cojo halcón se acerco y dijo:

- yo si que he visto a los 12 hermanos: ellos por las noches viven vuelan de cuervos, pero por los días viven en un monte como hombres.

Le ordeno a la niña cojer 12 pinzas y subiendo a la montaña dejar en cada paso una, pero - cuidado, que no se te caiga ninguna! - le advirtió el halcón.

Aunque se esforzaba mucho, la niña perdió una pinza, menos mal que el halcón era fuerte y la subió en un sitio muy alto muy alto, mas alto que las nubes y le enseño una cueva donde vivían los 12 hermanos.

- ordena les todo, prepara las camas y por la noche esconde te debajo de la cama.

La niña hizo todo. Vinieron los hermanos, todos hombres altos y tiernos. Así pasaba cada día hasta que un día uno de ellos se dio cuenta que cada día desaparece un trozito de pan. Los hermanos empezaron a gritar, asustaron a su hermana y ella salto de debajo de la cama diciendo quien era.

- Ai, hermana...nos faltaba un año y hubiéramos podido volver a casa contigo, pero como apareciste ya no es posible. Ahora tendrás que aguantar 12 años sin decir ni una palabra si quieres que nosotros convirtamos a personas normales otra vez y te vemos a ti.

Al decir eso la cogieron y dejaron en un bosque muy grande. Un día por el bosque iba un príncipe con sus caballos y vio a la chica muy guapa, pero que no hablaba ni una palabra. Aunque no le decía nada, le gusto tanto al príncipe que la trajo hasta su reino.

Pasó un año y el príncipe y la chica se casaron. Tuvieron un hijo. Un día vino su madrastra - la bruja a cuidar al niño...como la madre no podía decir nada...

La bruja tiro al niño en el bosque, cogió a un perrito y empezó a gritar:

- mirad mirad todos, que hijo tiene la princesa!

Los padres del príncipe se asustaron mucho y ordenaron al príncipe a deshacerse de su esposa. Pero como el príncipe la quería tanto, no permitió que le hicieran algo.

Pasaron los años y los príncipes tuvieron a un niño más. La bruja hizo lo mismo pero no consiguió nada hasta que nació tercer hijo y el príncipe ya no sabía que hacer, pues convoco al juzgado a resolver el caso.

Los jueces ordenaron a quemar a la princesa como a la bruja, pero aunque hicieron una hoguera muy grande, vino un viento fortísimo y no podían hacer nada. Entonces vieron que vienen del cielo 12 cuervos negros, pero al pisar la tierra se convierten a unos hombres hermosos y tiernos y en los brazos sujetando a los tres hijos...

Entonces les contaron a todos como fue que la bruja les hechizo, como cambió a los niños y enseguida la quemaron.

El príncipe hizo una gran fiesta - y yo estuve allí, bebí la cerveza, se me caía por la barba y en la boca no la tenía.

p.s perdón por los posibles fallos gramáticos, es que me costó un montón traducir este cuento :)

5 comentarios:

Daniel Montero Galán dijo...

Que bomita ilustracion, muy chula.
El cuento tambien me ha gustado mucho, aunque no estoy acostumbrado a leer tanto en el monitor por que se me cansa la vista pero a merecido la pena. Ademas es de tu tierra de origen :)

Blanca Bk Gimeno dijo...

Es una historia preciosa. Has hecho una muy buena traducción. Me ha gustado mucho. :D
La ilustración va a juego con semejante historia.
FELICITACIONES!!!!!!!!! ^^

Hoopy Estudio dijo...

Tienes un estilo propio muy original. Me gusta tu trabajo. Felicitaciones (por cierto me ha encantado también el cuento).

Kristina Sabaite (krize) dijo...

gracias por la paciencia :) como era el cuento que me inspiró, tambien la tuve yo para traducirlo :)

Zari dijo...

me llamo mucho la atencion la illustracion y me lei el cuento completo -y eso que no me gusta leer mucho en la pantalla - pero ha valido la pena, tanto la illo como la historia me gustaron mucho!